Efectos de guitarra parte 1

Los efectos para guitarra (o manipulación de señal) son alteraciones ya sean digitales, analógicos o acústicos en el tono o sonido de una guitarra, normalmente eléctrica. Los efectos para guitarra pueden producirse, bien por causas físicas, como la reverberación; bien por procesadores destinados a cumplir una función específica en la señal, tales como los pedales o los procesadores en formato rack. Muchos efectos han ayudado a caracterizar muy bien a la música contemporánea desde la década de 1950.

Historia

Décadas ’40 y ’50

El concepto de manipulación de la señal comenzó en los años ’40, con la interacción de la saturación. Para ese entonces, los amplificadores de guitarra eran de baja fidelidad, y sólo producían el efecto de distorsión por error al superar el umbral de volumen que el sistema electrónico podía permitir (conocido ahora como Overdrive).​ En esa época, la distorsión era vista como un error en el sonido que debía ser reparado inmediatamente.

Guitarristas como Les Paul solían experimentar con la creación de guitarras nuevas, o grabaciones multipistas. Sin embargo, no fue hasta los años ’50 que comenzó a usarse la saturación a conciencia. Es a Willie Kizart, a quien se le atribuye el primer sonido distorsionado grabado, en 1951, con el single Rocket 88 de Ike Turner & His Kings of Rhythm. La banda, por accidente descompuso una de las dos válvulas de salida de un amplificador Fender, en el camino al estudio. Al no haber repuesto a mano, Kizert usó el tono de una sola válvula, naciendo el primer tono ‘Fuzz’ conocido en la historia.​ Chet Atkins, usó en esos tiempos un pequeño previo a transistores del tamaño de una cajetilla de cigarrillos para saturar su amplificador de valvulas. Se le reconoce a Atkins también el haber grabado la primera canción con un efecto Wah (Boo Boo Stick Beat), construido por el mismo, siendo masificado más tarde por reconocidos guitarristas, entre ellos Eric Clapton, Jimi Hendrix, Earl Hooker y Kirk Hammet.

Sin embargo, la masificación del concepto de ‘saturación’ en la señal surgió en 1961. En ese año, el guitarrista Grady Martin se disponía a grabar un solo con una guitarra Danelectro en los estudios Quonset Hut, establecida en Nashville, Estados Unidos; sin embargo, el canal de valvulas de la mesa de grabación comenzó a fallar, dándole una saturación natural. Dicho sonido le gustó a Martin, quien grabó la canción “Don’t Worry” junto a Marty Robbins con este sonido, que fue todo un éxito.​ Tras este incidente, la banda The Ventures consiguió uno de los primeros pedales de efectos que simulaba la distorsión accidental de Martin. Así se comenzó a comercializar en 1962 el primer pedal de Fuzz conocido, el “Maestro Fuzztone FZ-1”

Sonido ‘Fuzz

A partir de ese entonces, fueron muchísimas bandas las que usaron el sonido de saturación y, especialmente, el “Fuzz” fue todo un éxito durante los años ’60, en plena revolución de la música. Grandes temas como Think For Yourself (El efecto esta en bajo) de The Beatles,I can’t get no (Satisfaction) de Rolling Stones, “You really got me” de The Kinks, en la que Dave Davies rompió los parlantes de un Vox AC30 con una afeitadora; Jack the Ripper, de Screaming Lord Sutch and the Savages. Link Wray, agujereó los altavoces de su amplificador con un lápiz a fin de obtener distorsión, cuyo resultado se puede escuchar en el instrumental “Rumble”. A principios de los ’60, era común destrozar los conos de los amplificadores para darles ese tono distorsionado; sin embargo, este hecho quedó en el pasado tras la aparición de los pedales de pulsar para el pie, que simulan los mismos efectos. Con esto, también nacieron en ésta época una gran cantidad de efectos que son usados hoy en día.

No sólo el Fuzz fue famoso en ese tiempo; el Overdrive también había logrado una gran aceptación gracias al Rock and Roll, al rockabilly y al surf rock. Algunos temas clásicos como Let’s go trippin y Misirlou de Dick Dale son ejemplos.​ Con el tiempo, nacieron exponentes del uso de overdrive, así como también se estableció como sonido clásico del rock británico. Durante los ’70 las bandas como Led Zeppelin, Deep Purple, Black Sabbath y las bandas de punk emergentes, se expandió el uso de la alta-distorsión, quedando consolidada con la expansión del Heavy Metal.

Consolidación del pedal analógico

El resto de los efectos surgió por diferentes formas de manipulación recurrente en el sonido. En los ’60 y ’70, las empresas más reconocidas de producción de pedales multiefectos y de pulsar nacieron en ese entonces, y varias marcas sacaron al comercio sus innovaciones. Por una parte, los amplificadores Fender incorporaron el reverb en sus amplificadores Twin y mejoraron el sonido produciendo un saturado suave que no aumentaba a mayor volumen, lo que le valió convertirse en el pionero del sonido surf. En Gran Bretaña, ante la creciente fama de los Fender Twin, la empresa fabricante Vox lanzó el amplificador Vox AC30, precursor e ícono de la invasión musical británica, en 1959. Mientras, Jim Marshall buscó un sonido de mayor distorsión que los Fender, para incorporarlo a un amplificador; fue así como nació la industria de los amplificadores Marshall en 1962, la que tuvo que abrir su primera fábrica dos años después, por el disparo de las ventas.

Por otra parte, ya en los años ’60 se masificaron los pedales de todo tipo de saturación, consolidándose con ello la simplificación de los efectos de sonido en los pedales de circuito electrónico para pulsar. El hecho de poder pulsarlos con el pie fue un factor determinante por la facilidad que da para usar mucho efectos sin mayor problema. Fuzz Face (Dunlop), fue uno de los más grandes precursores del Fuzz, lanzado en 1966 y masificado por Hendrix. Un año después, nació la empresa Electro-Harmonix, siendo 1969 el año de lanzamiento de sus primeros pedales analógicos. La empresa MXR, fundada en 1973, lanzó en ese mismo año el pedal Phase 90, siendo un innovador en dicho efecto, que hasta ese entonces solo era posible alterando cintas de audio. Boss, creador directo del efecto Chorus, lanzó en 1976 el pedal CE-1 Chorus Ensemble. Esto, en conjunto con varios otros efectos hicieron que el pedal analógico se estableciera y consolidara completamente, como una opción fácil, económica y accesible para la nueva generación de guitarristas que, por aquellos años, demandaba cada vez más y nuevas formas de colorear su sonido.

A %d blogueros les gusta esto: