Amplificador Marshall

Un poco de Historia

Marshall Amplificación fue fundada a principio de la década de los años 1960 por Jim Marshall en una pequeña tienda de Hanwell, Londres. Los productos iniciales eran amplificadores de 45 vatios, muy similares en diseño y sonido a los que entonces fabricaba Fender. Estaban basados en el Fender Bassman, el cual era el favorito de Jim Marshall. En vez de usar cuatro altavoces de 10 pulgadas Jensen en una caja abierta por atrás como el Bassman, Marshall usó cuatro altavoces de 12 pulgadas Celestion en una caja cerrada que producen un sonido más completo y agresivo. Pronto los usuarios, incluidos Pete Townshend y John Entwistle de The Who, que buscaban volumen extra, llevaron a Marshall a diseñar el amplificador de 100 vatios clásico. Además, el cambio a las válvulas EL34 incremento la distorsión (overdrive). La imagen de Marshall creció cuando uno de sus amplificadores apareció en la cubierta del LP John Mayall’s Bluesbreakers. A finales de los años 60 las distorsión (overdrive) de Marshall era la más utilizada por guitarristas como Eric Clapton, Jimi Hendrix y Jimmy Page. Los amplificadores de esta época, conocidos como “plexis” debido a que el panel frontal era de polimetilmetacrilato, ‘plexiglas’, ahora tienen un alto valor en el mercado de los coleccionistas.
Los amplificadores de 1970 en adelante pueden ser distinguidos fácilmente por su panel frontal de metal pulido. Marshall es conocida por su control de tono de rango medio (mid-range), lo cual era poco común en los 70s. Este sonido, o rango medio de las frecuencias que egresan del parlante, es el que hace al sonido Marshall único en su especie.

La esencia Marshall

Si bien en el mundo del sonido tenemos infinitas combinaciones del mismo para con nuestros equipos o efectos, o bien para nuestro propio instrumento, estos amplificadores tienen un sonido único e inigualable que los destaca del resto. Obviamente sobre gustos no hay nada escrito.
Cuando se cita la frase la esencia Marshall uno habla de ese sonido cálido que le entregan el combo del integrado del equipo, con sus válvulas, todo esto transformado en sonido mediante los parlantes Celestion o en algunos casos Eminence.
Lo que se consigue en materia sonido con esta marca de amplificadores es un sonido de medios-graves en el canal limpio (esta de más decir que se pasa por casi todos los rangos de sonido, frecuencias, mediante el ecualizador del equipo), y un sonido con mucho cuerpo en los canales sucios o saturados, (Overdrive o Boost). Dependiendo del modelo que se trate de amplificador la gama de ecualización el cual nos permitirá.
Otro punto que hace referencia al título es el reverb de estos amplificadores, un sonido que va desde una sutil reverberancia hacia el sonido más cavernoso.

Características Marshall

Gain: Para el canal limpio pasamos desde una tonalidad cristalina a una muy suave distorsión blusera. Para el canal sucio, en algunos modelos se denota como Crunch, va desde una suave saturación hasta el rugido del JCM 800, pasando por todos los puntos intermedios.

Bass: Subiendo el control de graves se añade calidez y profundidad a las bajas frecuencias de los sonidos limpios. En los saturados se añade llegada al sonido.

Middle: El ajuste de frecuencias medias en el canal limpio determina el cuerpo del sonido. Al bajar los medios, el sonido se vuelve más hueco, con un aparente predominio de los graves y agudos; por el contrario, al subirlo, se añade cuerpo al sonido.

Treble: Al subir los agudos los sonidos limpios se hacen más brillantes y afilados, mientras que al bajar este control se amortiguan los tonos y el sonido se vuelve más suave.

Contour: Este control de tono actúa de modo radical sobre las frecuencias medias (el cuerpo del sonido) del ampli. El resultado abarca desde un sonido tradicional hasta agresivo rugido, hueco y metálico y cualquier punto intermedio.

Reverb: Es el encargado de añadir una exuberante reverberación al sonido, desde un sutil efecto a sonoridad cavernosa. Evita esos odiados sonidos a “lata”.

Ecualización

Para encontrar el sonido que a uno le es ameno se debe ecualizar el amplificador y los pedales en conjunto con los tonos de la guitarra. Algunas ideas que me salen cuando toco las detallo a continuación. Uso un Marshall MG Series 100DFX, una guitarra Epiphone 335 The Dot, y pedales Danelectro Black Coffe y Marshall Bluesbraker II, Marshall Guv’Nor Plus, Wah Wah Vox V 845 y MXR (Dunlop) Distorsion+, en conjunto con la selectora del ampli.

 Para un sonido blusero, con una tendencia muy valvular, tono a 3/4, el canal limpio del ampli se ecualiza de la siguiente manera; Middle: 3/4, Treble: 3/4, Bass 1/4 y Gain 1/2. Para resaltar los solos se ecualiza como; Middle 1/4, Treble 3/4, Bass 1/2, Contour 1/4 y Gain un poco más de 1/2, para blues en los dos canales uso el reverb a 1/2. Micrófono del mastil.

 Para un sonido limpio, con tendencia a mucho cuerpo en el sonido, estilo Eric Clapton, en el canal limpio del Marshall ecualiza; Middle: 3/4, Bass: 1/2, Treble: 1/2, Reverb: 1/2, Gain 3/4. Ambos micrófonos de la guitarra.

 Para Rock’n Roll, estilo Chuck Berry, utilizo el modo Blues del pedal con el tono al máximo, el ampli en el canal limpio queda, Treble al máximo, Bass: 1/4, Middle 1/4 y Gain: 1/2. Micrófono del puente.

 Para un sonido Metal, Bass 1/4, treble 1/2 y Gain 1/4. Con el ampli seteado en el canal limpio como para Blues.

 Para tocar Jazz, seteo en el canal limpio con Bass 3/4, Middle 3/4 y Treble 1/2, con el Gain 1/2. El reverb del ampli a un poco más de un cuarto.
Para todo lo anterior generalmente uso los tonos de cada micrófono de la guitarra al máximo, aunque uno puede buscar variantes con los mismos para convertir el sonido de menor a mayor brillo.

Hasta aquí hemos hablado y dado un breve recorrido de la historia de Marshall, en los sucesivos artículos seguiremos desarrollando los modelos más importantes y gabinetes y demás productos , espero lo hayan disfrutado.

 

A %d blogueros les gusta esto: